1. Skip to Menu
  2. Skip to Content
  3. Skip to Footer

Nuestro código de ética y conducta


Principios generales

Desde nuestra organización, tenemos la convicción de que, para poder consolidarnos y desarrollarnos, se debe partir de objetivos y principios éticos y morales estrictos, que sean compartidos por todos los integrantes de nuestra organización.

Nos enfocamos en el desarrollo continuo, el liderazgo y la satisfacción de nuestros clientes. Entre nuestros objetivos más importantes, está el de crear y mantener la reputación de una organización sólida y confiable, consciente de nuestra responsabilidad social y empresarial, que busca obtener resultados en forma honesta, justa, legal y transparente.

Nuestro accionar estará, permanentemente, marcado por la integridad, la confianza y la lealtad, así como por el respeto y por la valorización del ser humano, en su privacidad, individualidad y dignidad. Repudiamos cualquier actitud guiada por prejuicios relativos al origen, grupo étnico, religión, clase social, sexo, color, edad, incapacidad física u otra forma de discriminación.

Integridad profesional y personal

Emplear, en el ejercicio de sus funciones, la misma actitud que cualquier persona honrada y de carácter íntegro emplearía en la relación con otras personas y en la administración de sus propios negocios.

Actuar siempre en defensa de los intereses de la organización, manteniendo sigilo sobre los negocios y las operaciones, velando por el bienestar de sus bienes así como de los negocios e informaciones de sus clientes.

Relaciones con los Clientes

El compromiso con la satisfacción de nuestros clientes se reflejará en el respeto a sus derechos y en la búsqueda de soluciones que atiendan a sus intereses, siempre en concordancia con los objetivos de desarrollo y con la rentabilidad de la organización.

Brindar a los clientes una atención caracterizada por la cortesía y la eficacia, ofreciendo informaciones claras, precisas y transparentes.

Relaciones en el ambiente de trabajo

Las relaciones en el ambiente de trabajo están regidas por la cortesía y el respeto. Colaboramos para que predomine el espíritu de equipo, la lealtad, la confianza, la conducta compatible con los valores de la organización y la búsqueda de mejores resultados.

Al desempeñar una función de supervisión, tener en mente que sus empleados lo tomarán como ejemplo. Por lo tanto, sus acciones deberán constituir un modelo de conducta para su equipo. Es fundamental reconocer el mérito de cada empleado y fomentar la igualdad de acceso a las oportunidades de desarrollo profesional existentes, según las características, cualidades y contribuciones de cada empleado.

No se admite ninguna decisión que afecte la carrera profesional de subordinados basada apenas en las relaciones personales.

Relaciones con competidores

La competencia leal deberá ser el elemento básico en todas nuestras operaciones. Nuestra competitividad se deberá ejercer con base en ese principio.

No se deberán hacer comentarios que puedan afectar la imagen de los competidores, o contribuir para la divulgación de rumores sobre estos. Tratar a las demás organizaciones con el mismo respeto con que la empresa espera ser tratada.

Gestión del código de ética

La aplicación del código de ética será evaluada permanentemente, así como se determinarán las acciones necesarias para la divulgación y diseminación de los más elevados estándares de conducta ética dentro de la organización.